CUESTA ABAJO.

CUESTA ABAJO.

Bajé del monte riendo, porque vergüenza no tengo.

No me dio ninguna pena,

y tampoco sentí miedo, y tampoco sentí miedo.

Y a mi paso destruyendo, lo que había ido creciendo.

No podía estar tranquila,

ni despierta ni durmiendo, ni despierta ni durmiendo.

Bajé del monte corriendo, con el corazón ardiendo,

y mi sombra preguntaba:

¿de qué va esta mujer huyendo? ¿de qué va esta mujer huyendo?

Me quedaba sin aliento, el cielo se iba cubriendo,

y a los lados del camino,

las flores se iban muriendo, las flores se iban muriendo.

Baje del monte y el viento, la cara me iba curtiendo.

Se me erizaban los pelos,

me faltaba el entendimiento, me faltaba el entendimiento.

En la cabeza un zumbido, me hizo sentir el alivio,

de que no podré parar,

hasta verlo todo destruido, hasta verlo todo destruido.

 

Lorena Álvarez.

One thought on “CUESTA ABAJO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *