¿LES PUEDE OCURRIR A MIS HIJOS LO MISMO QUE A MI? 

¿LES PUEDE OCURRIR A MIS HIJOS LO MISMO QUE A MI?
Es cierto que, si adquieren el hábito de consumir alcohol, los jóvenes con
antecedentes familiares de alcoholismo tienen mayor probabilidad de
padecer esta enfermedad que el resto de la población. Este hecho es debido
a la confluencia de varios factores de riesgo, algunos propios del individuo
y otros de su ambiente familiar y social.

Algunos de estos factores de riesgo pueden transmitirse genéticamente;
por ejemplo, tener un organismo muy sensible a los efectos agradables del
alcohol y muy poco sensible a los efectos desagradables.

Sin embargo, el hecho de que una persona tenga mayor probabilidad de
desarrollar un trastorno, no significa que tenga que ocurrir necesariamente.
Piensa que:

➔ La presencia de factores de riesgo no es determinante para la aparición de un trastorno.

➔ Existen factores protectores que pueden contrarrestar los factores de
riesgo.Algunos son factores propios del individuo, como tener buenas
habilidades sociales, una adecuada autoestima, o información adecuada
sobre los peligros de consumir drogas. Otros son factores del ambien-
te familiar, como mantener vínculos afectivos, actividades y celebraciones
familiares, límites y normas coherentes, canales de comunicación abiertos,
o supervisar las actividades de los hijos sin coartar su libertad.

➔ Hay programas preventivos en los que se enseña a los padres y a los
hijos a disminuir los factores de riesgo y a fomentar los de protección
hacia las drogas.

Fuente: Sociodrogalcohol.org- El alcohol y la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *